Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Capa de Valencia: El nivel electrónico más externo de cualquier átomo recibe el nombre de capa de valencia, y los electrones contenidos en el último nivel se denominan electrones de valencia. En un átomo no todos los electrones son igualmente atraídos por el núcleo, ello se debe a que la fuerza con la cual un electrón es atraído por el núcleo depende de la carga nuclear, del tamaño atómico, del efecto pantalla y del nivel en que dicho electrón se encuentre localizado. Los electrones de los niveles más próximos al núcleo son atraídos con más fuerza, en tanto que los más externos son apenas débilmente atraídos.

K > L > M > N > O > P > Q

De lo anterior se concluye que los electrones de valencia, por ser los más débilmente atraídos, son los que participan en la formación de los enlaces y, en consecuencia, son los que determinan el comportamiento químico de los 110 elementos existentes. Esto explica el porqué cuando dos elementos distintos presentan diferente número de electrones en su capa de valencia, forman enlaces diferentes al que presentan elementos semejantes con similar número de electrones.

Estructura de Lewis

Los electrones de la capa de valencia se pueden representar convencionalmente por medio de puntos alrededor del símbolo del elemento, tal como se ilustra en la figura, donde alrededor del símbolo del flúor se representan los siete electrones de su capa de valencia. Esta forma de representar los electrones de la capa de valencia recibe el nombre de «representación punto electrón de Lewis» o, simplemente, estructuras de Lewis, y sirve como herramienta para ilustrar los enlaces químicos.

Relación de las estructuras de Lewis y la configuración electrónica:

Las estructuras de Lewis se basan en que los elementos representativos alcanzan la configuración electrónica estable de gas inerte en la mayoría de los compuestos químicos. Esta regla suele llamarse regla del octeto. No funciona en los casos en que el átomo central no alcanza la configuración de gas inerte; tampoco es aplicable a los elementos de transición que tienen orbitales d parcialmente ocupados. La regla del octeto por sí sola no permite escribir las estructuras de Lewis; se precisa conocer cómo están colocados los electrones alrededor de los átomos unidos, o sea cuántos electrones utilizables son realmente electrones enlazantes (compartidos) y cuántos están asociados sólo a un átomo (no compartidos).

Cuando se requiere conocer el número de electrones compartidos y no compartidos, el número de enlaces y cómo estén dispuestos los electrones en las estructuras de Lewis, resulta de gran utilidad relación matemática:

Donde:

  • Nt es el número total de electrones de valencia que precisan todos los átomos de te molécula o ión para alcanzar la conjuración electrónica estable de gas inerte; o sea, Nt es igual a 8 multiplicado por el número de átomos que integran la molécula, sin incluir el H, más 2 multiplicado por el número de átomos de H.
  • D es el número de electrones disponibles en las capas de valencia de todos los átomos qué integran la molécula, es decir, la suma del número de electrones contenidos en el último nivel de todos los átomos que constituyen la molécula. Por ejemplo, D para.el cloro es 7 y para el carbono es 4, por lo tanto para el tetracloruro de carbono, CCU, el número de electrones disponibles es 4 + 4 • 7=32.
  • C represente el número de electrones compartidos en la molécula o ión poliatómico.

El número de enlaces se determina a partir de la fórmula: E = C/2.

Ahora que finalmente conocemos la capa de valencia entonces procedemos a establecer los mecanismos de los enlaces químicos y la clasificación de los enlaces: https://www.dragiinfo.com/mecanismos-de-enlace/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar