Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Se han hecho varios intentos para clasificar las distintas etapas de la endometriosis, de manera que se pudiera comparar el resultado del tratamiento con un cierto grado de exactitud. El sistema más utilizado actualmente ha evolucionado desde la clasificación descrita originalmente en 1979 por la American Fertility Society (ASF), que ahora se conoce como American Society for Reproductive Medicine (ASRM).

En la clasificación de la ASRM (1996) se explica cómo registrar la infor-
mación sobre la extensión y la morfología de la enfermedad (Fig. 1.7) junto al uso de fotografías en color para garantizar la coherencia de la descripción del aspecto de la enfermedad (la endometriosis puede tener muchos aspectos diferentes). El alcance de la enfermedad se clasifica en estadio I-IV según el sistema de puntuación propuesto.

Aspecto del tejido endometriósico Quistes endometriósicos de ovario. Este diagnóstico debe confirmarse con el estudio histológico o por la presencia de cuatro características significativas:

•           Diámetro del quiste < 12 cm.

•           Adherencias a la pared pélvica lateral o al ligamento ancho.

•           Endometriosis en la superficie del ovario.

•     Contenido líquido de un color marrón alquitranado espeso (“chocolate”).

Obliteración del fondo de saco. Para que sea completa, no debe haber peritoneo visible entre los ligamentos uterosacros.

Morfología de los implantes perifonéales y oválicos.

Se deben clasificar como de color rojo (lesiones rojas, rosas y transparentes), blancas (lesiones blancas, amarillas-pardas y defectos peritoneales) y negras (lesiones negras y azules). Hay que documentar el porcentaje de afectación de cada tipo de
implantación.

Estudios del crecimiento del tejido endometrial. Se pueden distinguir cua-
tro estadios diferentes durante el desarrollo de la enfermedad (Fig. 1.8). A
medida que progresa la enfermedad pueden coexistir varias estadios en la misma localización (por ejemplo, las lesiones activas precoces pueden desaparecer o evolucionar a lesiones fibróticas).

Endometriosis microscópica.

Si el peritoneo parece ser normal macroscópicamente, se puede identificar una lesión intraperitoneal mediante el microscopio electrónico. El aspecto microscópico es el de zonas de epitelio alto y ciliado que reemplazan apreciablemente el mesotelio, pero también puede verse la presencia de glándulas endometriales y estroma bajo un mesotelio normal.

Endometriosis activa precoz.

Los pólipos, las vesículas y las pápulas pueden ser las lesiones más precoces, en forma de masa sólida o llenas de líquido. Son lesiones muy vascularizadas y no fibróticas. Las glándulas se encuentran habitualmente en una fase proliferativa o secretora, no siempre sincronizadas en fase con el endometrio eutópico. Algunas lesiones son muy activas en la producción de prostaglandinas.

Endometriosis activa avanzada.

Se pueden ver lesiones hemorrágicas pigmentadas y depósitos endometriósicos fibrosos típicos que se conocen como lesiones clásicas y, en general, no están sincronizadas con el endometrio eutópico.

Endometriosis cicatrizada.

Las lesiones cicatriciales blancas indican una endometriosis cicatrizada. En ocasiones, pueden verse depósitos calcificados con glándulas activas entre las lesiones fibróticas terminales. Arquitectura tridimensional de la endometriosis. Donnez y cois, aplicaron la tecnología avanzada estereográfica con ordenador para identificar dos tipos de implantes. En el primero, compuesto por glándulas de tipo cilindrico sin ramificaciones, los epitelios glandulares están distribuidos regularmente en la estructura del estroma, que también es regular. El segundo tipo está formado por glándulas con ramificaciones; las estructuras luminales están conectadas entre sí y hay una estructura a modo de dedo que parece invadir el estroma.

Puntos clave: epidemiología y patogenia

•     Las estimaciones de prevalencia basadas en estudios hospitalarios y poblacionales indican que la endometriosis se presenta en el 7% de la población femenina, entre el 4 y el 80% de las pacientes con dolor pélvico y entre el 2 y el 80% de las pacientes sometidas a laparoscopia por infertilidad.

•     En un periodo de 30 años las histerectomías por endometriosis han aumentado en los Estados Unidos del 9 al 19% de todas las histerectomías.

•     La endometriosis sigue una herencia poligénica y multifactorial; las familiares de primer grado de mujeres con endometriosis tienen un aumento de riesgo de desarrollar también esta enfermedad.

•     Las causas medioambientales como la exposición a dioxinas pueden estar implicadas en el desarrollo de la endometriosis.

•     Existen varias teorías sobre su patogenia; la más aceptada es la implantación de la menstruación retrógrada.

•     Hay tres tipos de endometriosis de distintas etiologías dependientes de órganos: peritoneal, ovárica y rectovaginal.

•          Como el cáncer, la endometriosis implica la invasión del tejido, la angiogénesis y un defecto de la apoptosis.

En el siguiente enlace puedes estudiar acerca de la endometriosis e infertilidad: https://www.dragiinfo.com/endometriosis-y-fertilidad/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar