Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Antecedentes de la clasificación periódica de los elementos: Con poco después de haber formulado Dalton su famosa teoría atómica, los hombres de ciencia se dieron a la tarea de buscar uña explicación satisfactoria a las analogías que se observaban en las propiedades de algunos elementos, y es así como comenzaron una serie de intentos, algunos de ellos infructuosos, para tratar de clasificarlos. Los primeros, a comienzos del siglo XIX, tuvieron como fundamento el relacionar los pesos atómicos de los pocos elementos conocidos, con sus propiedades químicas.

Pesos atómicos

El químico alemán Johannes Dobereiner, en el año 1829, estableció que cuando se ordenaban los elementos en función de los pesos atómicos se observaba una relación apreciable entre el incremento de dichos pesos y las propiedades de los elementos. Observó que al ordenar elementos con propiedades similares, en grupos de tres, el peso atómico del elemento intermedio era aproximadamente igual a la media aritmética de los pesos de los elementos extremos. Así por ejemplo, el peso atómico del elemento rubidio es aproximadamente igual al valor obtenido de la media aritmética de los elementos potasio y cesto, que tienen propiedades químicamente análogas.

– Imagen11 2

En el año 1864 el químico inglés John Newiánds se sorprendió al observar que cuando se disponían los elementos en orden creciente de sus pesos atómicos, en una secuencia horizontal, el octavo elemento a partir de uno cualquiera presentaba tes mismas propiedades, obteniéndose así una sorprendente regularidad. Cabe destacar que para la época de Newlands no se habían descubierto aún los gases nobles y que él consideró al litio como el primer elemento de su clasificación, omitiendo al hidrógeno.

Triadas

Esta relación preocupó a los químicos de la época, quienes trataron de encontrar otro sistema más completo de clasificación en el que existiera una secuencia creciente de los pesos atómicos y cada elemento ocupase un lugar, y rió relaciones entre las propiedades de los elementos por separado. Las tríadas se hicieron famosas, y para la mitad del siglo XIX se conocían alrededor de veinte, en las cuides estaban incluidos la generalidad de los elementos conocidos para esa época.

En la tabla adjunta se observa qué el octavo elemento a partir de uno cualquiera presenta propiedades similares. Así por ejemplo, el litio y el octavo elemento que es el sodio son marcadamente reactivos.

– Imagen12

Al ver Newlands que las propiedades del octavo elemento a partir de uno cualquiera, era como una especie de repetición del primero, de manera similar a lo que ocurre con las notas de la escala musical, designó esta regularidad con el nombre dé «Ley de las octavas».

Críticas a las octavas de Newlands.

Clasificaciones, que tomarían en cuente la regularidad observada en tres dos primeras octavas, los hombres de ciencia de su época se burlaron de él, debido a que su sistema de clasificación fracasó por completo al tratar de buscar la misma regularidad pata tos elementos de la tercera octava, porque se consiguió con que no se ponte de manifiesto la misma regularidad, ya que para llegar al bromo, que es el elemento más cercano y con propiedades análogas al cloro, existían 17 elementos.

En el año de 1869 el químico alemán Julius Lothar Meyer publicó una tabla periódica incompleta donde incluía 56 elementos ordenados en grupos y subgrupos. Al elaborar una serie de gráficos en los cuales representaba algunas de las propiedades físicas, de los elementos en función de sus pesos atómicos, observó que en todos se ponía de manifiesto una variación periódica de las propiedades por él estudiadas.

La critica más fuerte que se le hizo al sistema de clasificación de Meyer fue la de haber utilizado las propiedades físicas y no las químicas, que son las que pueden aportar mayor información sobre la estructura del átomo.

Ahora que conocemos la clasificación periódica de los elementos, entonces procedemos a estudiar la clasificación periódica de Mendeleieff: https://www.dragiinfo.com/clasificacion-periodica-de-mendeleieff/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar