Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Diagnóstico. En los niños mayores y adolescentes puede hacerse el diagnóstico sin dificultad. Mientras, que en niños de menor edad, es más difícil.

Además de la clínica, hay estudios paraclínicos que ayudan a corroborar el diagnóstico, como son: La electromiografía (EMG) y la velocidad de conducción (VC). La biopsia de nervio es útil para diagnosticar daño en el sistema nervioso periférico.

En las neuropatías hereditarias se realiza un estudio genético usando tecnología de recombinación de ADN.

Tratamiento. Se recomienda el empleo de un esquema terapéutico basado en la escalera analgésica propuesta por la OMS, que incluyen:

Analgésico para el tratamiento del diagnóstico de dolor neuropático:

AINES

Utilizados en combinación con otros medicamentos pueden ayudar en el alivio del dolor, pero no constituyen la piedra angular en el tratamiento de esta patología.

Opioides

Diagnóstico. En los niños mayores y adolescentes puede hacerse el diagnóstico sin dificultad. Mientras, que en niños de menor edad, es más difícil.
Representación de la Anestesia

Son más efectivos en el tratamiento del dolor nociceptivo que en el dolor neuropático. Sin embargo, el tramadol inhibe la recaptación de la noradrenalina y serotonina y es un agonista opioide débil que ha demostrado ser útil en el 50% de los casos.

Antidepresivos tricíclicos (amitriptilina, clomipramina, imipromina)

Su mecanismo de acción es la inhibición de la recaptación de noradrenalina y serotonina. Además se considera que disminuyen la hiperalgesia producida por los receptores cerebrales N-metil-D-aspartato (NMDA) y bloquean los canales del sodio en los nervios periféricos.

  • La dosis pediátrica oscila entre 3-5 mg/kg/día. Algunos autores recomiendan una dosis de 0,1 mg/kg/dosis e ir aumentando cada dos a tres semanas a dosis de 0,5-2 mg/kg. La dosis máxima es de 50-75 mg.
  • Sus efectos colaterales son la sedación y efectos colinérgicos. No debe administrarse en pacientes con glaucoma de ángulo cerrado.

Deben utilizarse con cautela en pacientes con desórdenes convulsivos, cardiovasculares, glaucoma, hipertiroidismo. Pueden causar diskinesia.

Carbamazepina y fenitoína

Su mecanismo de acción obedece a las propiedades estabilizadoras de la membrana, por bloqueo de los canales de sodio, por lo que disminuye la excitabilidad en los nociceptores sensibilizados. La carbamazepina es de mayor utilidad en menores de cinco años y tiene como efectos colaterales la sedación, ataxia, pancitopenia, hepatitis, exantema máculo-papular e inducción del metabolismo hepático.

Gabapentin

Su mecanismo de acción no ha sido totalmente determinado. Los estudios sugieren la modulación de neurotransmisores, aumentando los niveles de ácido gamma-aminobutírico (GABA) en el SNC y, además, inducen la liberación de péptidos opioides, en algunas áreas. No está aprobada la utilización en niños por la FDA. Se ha empleado, con mayor frecuencia, en mayores de 12 años (9,10). Hay un trabajo donde se administró a un neonato, a razón de 10 mg/kg/día (11,12).

Antagonistas del NMDA

Se ha utilizado con efectos variables la ketamina. La ketamina se ha utilizado para disminuir la alodinia por vía peridural y oral, puede ocupar los receptores opiáceos en el encéfalo y en la médula espinal. No sólo actúa a nivel de los receptores NMDA, sino que produce una inhibición de la recaptación neuronal de las catecolaminas, modificando el turnover de la acetilcolina y disminuyendo la duración de la apertura de los canales acoplados al receptor colinérgico de tipo nicotinico.

Actúa como agonista de los receptores morfínicos tipo sigma y sus efectos analgésicos pueden ser antagonizados por la naloxona. Se ha empleado en dosis de 0,15-0,25 mg/kg/día en infusión continua EV.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar