Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Dolor por procedimientos. En la práctica pediátrica diaria se realizan procedimientos terapéuticos o diagnósticos que pueden producir dolor en el niño. Venoclisis, punciones lumbares, drenajes pleurales o de abscesos, colocación de tubos de tórax, biopsias, aspirados de médula ósea, endoscopias, sutura de heridas, entre otros. Todos estos procedimientos son generadores de dolor agudo. Asimismo, estos producen en el niño una reacción de miedo y angustia. En consecuencia, estos deben realizarse con sedaciónanalgesia y bajo monitorización de signos vitales y oximetría de pulso.

En estos procedimientos se utiliza frecuentemente el hidrato de doral, el cual es sedante mas no analgésico. Este medicamento puede emplearse en procedimientos diagnósticos como: Tomografía axial computarizada (TAC), resonancia magnética nuclear (RMN) y ecosonogramas. Ninguno de estos produce dolor y solamente es necesario sedar al paciente.

La crema EMLA es eficaz para prevenir el dolor asociado a las venoclisis, inmunizaciones y procedimientos dermatológicos. Ya que su aplicación tópica, una hora antes del procedimiento, produce una analgesia adecuada.

Neonatos.

Las punciones lumbares en neonatos, lactantes y niños discapacitados se deben realizar bajo sedo-analgesia con fármacos endovenosos. También con agentes inhalatorios como la mezcla de oxígeno-óxido nitroso.
Neonato

Las punciones lumbares en neonatos, lactantes y niños discapacitados se deben realizar bajo sedo-analgesia con fármacos endovenosos. También con agentes inhalatorios como la mezcla de oxígeno-óxido nitroso.

Escolares y adolescentes.

En el caso de los escolares y adolescentes, las punciones lumbares deben ser realizadas previa infiltración con anestésicos locales para los planos profundos. Antes de realizar la punción se pueden utilizar anestésicos tópicos como la crema EMLA, a dosis de 1 a 2 gramos. Debe cubrirse la zona con un film plástico durante 45 minutos hasta 1 hora y un máximo de 2 horas. La profundidad analgésica alcanzada por esta crema varía de 2 a 5 milímetros. Esto es dependiendo del tiempo de la crema y de la utilización de la película plástica.

En el caso de los escolares y adolescentes, las punciones lumbares deben ser realizadas previa infiltración con anestésicos locales para los planos profundos. Antes de realizar la punción se pueden utilizar anestésicos tópicos como la crema EMLA, a dosis de 1 a 2 gramos. Debe cubrirse la zona con un film plástico durante 45 minutos hasta 1 hora y un máximo de 2 horas. La profundidad analgésica alcanzada por esta crema varía de 2 a 5 milímetros. Esto es dependiendo del tiempo de la crema y de la utilización de la película plástica.
Escolares

La crema EMLA no debe ser utilizada en niños menores de tres meses, debido al riesgo potencial de metahemoglobinemia, por toxicidad de la prilocaína es uno de los componentes de esta crema analgésica. Esta no debe ser aplicada en los ojos, boca, ni en piel con lesiones eczematosas.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar