Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

El agua como termorregulador: El agua desempeña un extraordinario papel como termorregulador en el mantenimiento de la vida en nuestro planeta, debido a su calor específico (1 cal/g°C). Si fuese menor no existiría vida, ya que todos los seres se deshidratarían.

La energía necesaria para la vida y el crecimiento se obtiene por la oxidación o «combustión fisiológica» de los alimentos absorbidos. El cuerpo animal es un sistema en perfecto equilibrio entre dos procesos metabólicos que se verifican simultáneamente en todas las células vivientes; el catabolismo y el anabolismo.

El agua en el Catabolismo y Anabolismo

  • Catabolismo o proceso mediante el cual los tejidos pasan de un grado de complejidad a otro más bajo, mediante fenómenos de oxidación y liberación de energía.
  • Anabolismo o proceso mediante el cual las sustancias simples se hacen más complejas, para formar nuevo protoplasma, bajo la acción de las células del organismo.

Ambos procesos se hallan en equilibrio dinámico el uno con el otro, en y según momentos y lugares. El metabolismo de un animal produce calor. La temperatura del cuerpo en cualquier momento es función del calor producido, conservado o perdido. En la mayor parte de los animales el metabolismo es bajo y la temperatura no difiere mucho de la del ambiente. Estos animales se denominan de sangre fría. Los mamíferos y las aves son animales de sangre caliente o de temperatura constante (homeotermos); para conservar este estado su producción de energía aumenta cuando la temperatura externa desciende.

La temperatura normal en la boca del hombre es de unos 37°C, ésta puede variar en unos pocos grados y producir fiebre debido fundamentalmente a infecciones. La regulación térmica del cuerpo humano se verifica por medio del sistema nervioso, que actúa como termostato. En tiempo frío el metabolismo aumenta mediante la actividad muscular, y parte de esta energía se transforma en calor.

En las regiones calurosas el exceso de calor se elimina debido, por una parte, a que los vasos sanguíneos de la piel se dilatan y el calor pasa más fácilmente a su superficie, aumentando la actividad de las glándulas sudoríparas y, por otra, al consumo de calor en el proceso de evaporación del agua del sudor. De esta manera el agua, al absorber el exceso de calor, evita que se produzca un desequilibrio y actúa como termorregulador.

Conoce sobre el equilibrio químico en el que interviene el agua como termorregulador : https://www.dragiinfo.com/equilibrio-quimico-y-expresion-matematica/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar