Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Los inicios de El Nuevo Imperio Egipcio. con los reinados sucesivos de la dinastía XVIII tebana y Akhenaton. Esta fase de la historia de Egipto está comprendida entre el segundo y el tercer período intermedio, en que comienza la baja época. En términos de cronología ab­soluta, se trata de la segunda mitad del se­gundo milenio. Entre los años 1552 y 1069 a. de C.

Los inicios de El Nuevo Imperio Egipcio. con los reinados sucesivos de la dinastía XVIII tebana y Akhenaton. Esta fase de la historia de Egipto está comprendida entre el segundo y el tercer período intermedio, en que comienza la baja época. En términos de cronología ab­soluta, se trata de la segunda mitad del se­gundo milenio. Entre los años 1552 y 1069 a. de C.
Relieve en piedra caliza, encontrado en la tumba de PAATENEMHEB.

¿Cuál es la historia de la Dinastía XVIII Tebana?

La historia de la dinastía tebana comienza con la expulsión de los hicsos. Por lo tanto, aún resistían en Avaris, por obra de Amosis. Este era sucesor de su hermano, Kamose. Los primeros faraones se enfren­taron a la tarea de reorganización del rei­no. En este proceso, se beneficiaron tres grupos principales: la corona, el ejército y el dios Amón. Este último era una divini­dad local de Tebas. Durante la XVII di­nastía, se afirmó a Amón como protector de la mo­narquía del sur. Asimismo, fue elevado a nivel nacional cuando se produjo la reu­nificación de Egipto.

Esta preeminencia teológica de Amón, fue organizada por Amenofis I. Este sucesor de Amosis, se vio acompañada de gran­des donaciones patrimoniales. Los cuales, convir­tieron al dios en la primera fuerza econó­mica del país. La capital del nuevo reino se instaló en Tebas, lugar de origen de la dinastía.

Los inicios de El Nuevo Imperio Egipcio. con los reinados sucesivos de la dinastía XVIII tebana y Akhenaton. Esta fase de la historia de Egipto está comprendida entre el segundo y el tercer período intermedio, en que comienza la baja época. En términos de cronología ab­soluta, se trata de la segunda mitad del se­gundo milenio. Entre los años 1552 y 1069 a. de C.
Tebas, Egipto.

Sin embargo, Menfis conservó su im­portancia administrativa. Una originalidad de los primeros reyes de esta dinastía, fue el matrimonio con­sanguíneo. Suponía la idea de que los faraones nacidos de esposa secundaria, estos te­nían que legitimar su poder esposando a la hija de un faraón anterior, para así asegurar la «pure­za de la sangre del Sol». Aunque ello no era opuesto a la idea de Amón, mediante la revelación oracular, quien verdaderamente concedía el poder.

Así sucedió con Tutmosis I, quien se casó con una hija de su padre, Amenofis I. También, con Tutmosis II, que esposó a Hatshepsut, hija de Tutmosis I. Esta última es uno de los per­sonajes más significativos de la di­nastía tebana. Con la muerte de su marido, Tutmosis III heredó el trono, hijo de anterior faraón y de Hatshepsut, pero al ser menor de edad, su madre, Hatshepsut ocupó la regencia.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar