Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Se estima que la endometriosis extrapélvica afecta al 1-10% de las pacientes que tienen endometriosis pélvica. Esta enfermedad se ha descrito en casi todas las estructuras corporales pero las localizacione más frecuentemente afectadas son el intestino, el aparato urinario, las zonas distales de la cavidad abdominal, los pulmones, la piel y el sistema nervioso.

Endometriosis gastrointestinal

Se estima que el 7-37% de las pacientes que tienen endometriosis tienen afectación intestinal. Hasta el 50% de los casos que tienen endometriosis grave tiene endometriosis gastrointestinal, siendo las localizaciones más frecuentes el colon rectosigmoide (50%), el apéndice (15%), el intestino delgado (14%), el recto (14%) y el ciego y el colon (5%)

La afectación apendicular puede estar presente en forma de hallazgo accidental con o sin enfermedad pélvica. Es necesario inspeccionar el apéndice al igual que el divertículo de Meckel, en todas las pacientes que se someten a una cirugía por endometriosis, extrayéndose las lesiones que se encuentren.

Síntomas de la endometriosis gastrointestinal

•       Diarrea

•       Estreñimiento

•       Cambios perimenstruales de los hábitos intestinales

•       Hemorragia rectal

•       Dolor con la defecación

•       Tenesmo

•       Distensión abdominal

•       Heces de pequeño calibre

•       Dolor abdominal de tipo cólico

Endometriosis del aparato urinario

Se cree que la endometriosis del aparato urinario afecta al 1-4% de las pacientes que tienen endometriosis pélvica; también hay muchos casos que tienen indicios de enfermedad pélvica en el pre o postoperatorio.

La vejiga es la localización más frecuente de la endometriosis en el aparato urinario (80-90% de los casos), presentándose habitualmente en el trígono, la pared dorsal, la unión útero vesical o afectando a toda la pared. La endometriosis infiltrante profunda raramente afecta a la vejiga.

Desde el punto de vista anatomopatológico, la patogenia de la endometriosis vesical es mucho más discutible. La hipótesis más frecuente es que se trata de un origen intraperitoneal, pero recientemente se han propuesto otras dos hipótesis. En primer lugar, la endometriosis vesical podría considerarse como una adenomiosis vesical como consecuencia de la metaplasia de los restos del conducto de Müller.

En segundo lugar, podría ser el resultado de la extensión de las lesiones de adenomiosis desde el interior de la pared uterina hacia la vejiga. Chapron y cois, completaron recientemente un estudio sobre la endometriosis vesical profunda y encontraron que las lesiones patológicas tenían una anatomía heterogénea, de manera que no pudieron proponer hipótesis como una única explicación para su patogenia.

Los uréteres están afectados en el 10-15% de los casos, más frecuentemente en el izquierdo que en el derecho; las lesiones ureterales se encuentran habitualmente en el tercio distal del uréter por debajo del reborde pélvico. La obstrucción ureteral se asocia a una morbilidad mayor; hasta el 30% de las pacientes pierde la función renal, aunque la endometriosis renal propiamente dicha es muy rara.

Síntomas de endometriosis del aparato urinario

•       Disuria

•       Frecuencia miccional

•       Presión suprapúbica

•       Lumbalgia

El diagnóstico se puede confirmar mediante:

•  ecografía

•  TCyRM

•  cistoscopia

•  biopsia: para confirmar el diagnóstico y excluir un proceso maligno.

No obstante, en la mayoría de los casos la afectación ureteral y renal se
diagnostica en el momento del procedimiento quirúrgico abierto.

El tipo de tratamiento elegido deberá basarse en la función renal, el alcance y la localización de la enfermedad, la intensidad de los síntomas, la edad de la paciente y su deseo de embarazos futuros. Si la función renal es casi normal, se intentará el tratamiento hormonal. La cirugía es necesaria para descartar la afectación ureteral si existe una fibrosis significativa y la enfermedad no responde al tratamiento hormonal.

La tasa de recurrencia de la endometriosis en la vejiga y en los uréteres es muy alta después de interrumpir el tratamiento médico, por lo que es muy importante prolongar la duración del mismo. La cirugía está indicada en casos de obstrucción aguda del aparato urinario o cuando los síntomas son intensos a pesar del tratamiento hormonal. El tratamiento quirúrgico primario de la endometriosis renal ha sido la nefrectomía. En pacientes con endometriosis vesical se puede realizar un cistectomía parcial con una buena evolución a largo plazo.

Ahora puedes estudiar también la endometriosis torácica: https://www.dragiinfo.com/endometriosis-toracica/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar