Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Enlace Químico: Cuando un átomo se encuentra aislado, cada electrón experimenta sólo la influencia de su núcleo y de los restantes electrones; pero cuando dos átomos se acercan y se unen para formar una molécula, los electrones correspondientes a cada átomo se encuentran sometidos a la influencia del núcleo y los electrones del otro. A menudo se suele definir a la molécula como una combinación estable de 2 ó más átomos que se mantienen firmemente unidos mediante enlaces.

Definición del Enlace químico

El enlace químico se define como la fuerza de unión que existe entre dos átomos, cualquiera que sea su naturaleza, debido a la transferencia total o parcial de electrones para adquirir ambos la configuración electrónica estable correspondiente a los gases inertes; es decir, el enlace es el proceso por el cual se unen átomos iguales (H2, Ó2, Cl2, 03 P4 ,..,) o diferentes (HC1, H20, NH3, CH4,…) para adquirir la configuración electrónica estable de los gases inertes y formar moléculas estables. Únicamente los gases inertes y los metales en estado de vapor existen como átomos aislados, lo común es que se unan para formar moléculas. La comprensión de la naturaleza del enlace es uno de los objetivos principales de la química. El enlace es la clave de la estructura molecular, que a su vez está íntimamente ligada a las propiedades físicas y químicas de los compuestos. Las actuales teorías de enlace permiten predecir, con bastante exactitud, estructuras y propiedades.

Los átomos se enlazan para alcanzar el estado más estable posible. Cuando, por ejemplo, cae una hoja de papel sobre una superficie horizontal, jamás permanece en posición vertical; ello se debe a que todo material tiende a alcanzar su estado más estable posible y, cuando lo logra, tiende a permanecer en él. Para la hoja de papel la posición más estable es aquella en la que descansa el máximo de su superficie y, una vez que logra esta posición, no se mueve a menos que intervenga una fuerza externa capaz de modificar su condición de estabilidad.

Modelo Columbiano

Lo mismo sucede entre los estados posibles en los que se pueden encontrar los átomos, siempre existe uno de mayor estabilidad química que los demás. Salvo algunas excepciones, el estado más estable de los átomos es cuando se encuentran combinados, es decir, formando moléculas. Las condiciones bajo las cuales se origina un enlace se explican fácilmente con el modelo columbiano. Las interacciones electrostáticas entre las partículas cargadas que constituyen a los átomos permiten explicar la formación de los enlaces. El modelo columbiano establece que la fuerza de atracción entre partículas de cargas eléctricas opuestas es inversamente proporcional al cuadrado dé la distancia entre ellas, y directamente proporcional a sus magnitudes, es decir, a la cantidad de electricidad positiva y a la cantidad de electricidad negativa de las partículas. En otras palabras, cuanto menor sea la distancia que separa a dos átomos y mayor su cantidad de carga eléctrica, existirá mayor probabilidad de que predominen las fuerzas de atracción’para formar un enlace químico. Está relación se expresa por la siguiente ecuación:

Fuerza de atracción = e1.e2/r2

En ella, e1 y representan la cantidad de carga eléctrica positiva y negativa, respectivamente, y r indica la distancia entre las dos cargas.

Los protones y los electrones son las partículas de carga eléctrica opuesta que hacen posible la unión química. El modelo más sencillo del átomo lo presenta como un sistema neutro formado por un núcleo o centro cargado positivamente (protones) rodeado por partículas de carga eléctrica negatívá (electrones).

Los gases inertes o elementos del grupo VIII-B de la tabla periódica son estables por naturaleza, y de allí que no reaccionen y permanezcan libres y sin combinar. Esto se debe a que todos los gases inertes, a excepción del helio que posee 2 electrones, presentan 8 electrones un octete electrónico en su último nivel de energía. Se deduce que el octete electrónico debe ser una configuración muy estable. Sobre la base de esta observación, Gilbert Lewis y Walter Kossel supusieron, en 1916, que la disposición de los electrones más externos que se encuentran en los gases inertes constituye la estructura más estable, y que la combinación de todos, los átomos se produce de modo de alcanzar dichas estructuras. Su conclusión quedó egresada en la Regla del octeto. Esta regla supone que los electrones externos son los responsables de los enlaces químicos.

Según Lewis, algunos átomos, como por ejemplo el sodio (Z=ll), tienen tendencia a perder electrones para adquirir la configuración electrónica estable del gas inerte inmediato anterior, y así cumplir con la regla del octeto:

K=2; L=8; M=1 → K=2; L=8 +1e⁻
átomo de sodio catión de sodio Na⁺

El átomo neutro de sodio pierde un electrón y se transforma en un catión sodio, con una configuración electrónica igual a la del gas inerte neón (Z = 10).

Ahora que conocemos el enlace químico procedemos a estudiar la capa de Valencia: https://www.dragiinfo.com/capa-de-valencia/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar