Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

La biopsia de miometrio sigue siendo el estándar diagnóstico, si no se dispone de una muestra de histerectomía. Estás biopsias pueden obtenerse mediante laparotomía, laparoscopia o histeroscopia y las técnicas continúan mejorando. Por desgracia, hay muchos casos que se pueden pasar por alto, a menos que la enfermedad está diseminada. McCausland usó un histeroscopio quirúrgico de 27 Fr y obtuvo biopsias de la pared posterior con diatermia en asa de 5 mm en 90 pacientes. En este estudio se confirmó la eficacia del procedimiento sin complicaciones por hemorragia o perforación. Sin embargo, esta técnica está contraindicada en mujeres posmenopáusicas por el alto riesgo de perforar una pared uterina fina.

Ecografía. Para diagnosticar la adenomiosis se ha utilizado la ecografía, tanto transabdominal como transvaginal, con un valor predictivo positivo del 70%.

La RM es el procedimiento ideal. En manos expertas es la más sensible y puede distinguir entre adenomiosis y la presencia de fibromas.

Histeroscopia. En algunos casos aislados, la visualización de un divertículo endometrial pequeño durante la histeroscopia puede plantear la sospecha 120 de adenomiosis.

Biopsia

Biopsia de miometrio que muestra islotes de tejido endometrial profundos
dentro del miometrio. Reproducido con permiso de Janovski NA y cois. Atlas of Gynecological and Obstetric Diagnostic Histopathology. New York: McGraw-Hill 1967.

La histerosalpingografía no es una técnica adecuada para confirmar o excluir el diagnóstico de adenomiosis.

Los datos obtenidos en un estudio en el que se comparaban las concentraciones del antígeno tumoral del epitelio ovárico CA-125 en pacientes con adenomiosis y en pacientes con fibromas fueron contradictorios. Sin embargo, las concentraciones séricas en pacientes con adenomiosis deberían ser mayores si el endometrio ectópico produce CA-125 y el tratamiento debería reducir la concentración de este marcador. Se espera que las investigaciones futuras en esta área sean alentadoras.

Tratamiento de la adenomiosis

La histerectomía es el tratamiento definitivo si la edad y la paridad de la paciente lo permiten. Para excluir un proceso maligno es necesario obte- ner muestras endometriales en el preoperatorio. La vía de la histerectomía (abdominal o vaginal) y la necesidad de ooforectomía bilateral dependen de la edad y de otros problemas quirúrgicos.

Resección endometrial. Gracias a los avances realizados en la obtención de imágenes diagnósticas, se ha propuesto la utilización de intervenciones conservadoras como la ablación o la resección endomiometriales. La ablación endometrial simple no es capaz de resolver la adenomiosis porque, por definición, ésta es demasiado profunda. La ablación debe hacerse a una profundidad mucho mayor o, de lo contrario, debe realizarse una resección endomiometrial o una miometrial. La cirugía conservadora utilizando ablación endometrial, electrocoagulación miometrial laparoscópica o escisión de la adenomiosis han resultado útiles en algunas pacientes aunque, hasta la fecha, el seguimiento se limita 3 años.

DIU liberador de levonorgestrel. Recientemente, se ha tenido éxito en el tratamiento de la menorragia asociada a la adenomiosis mediante un DIU que libera levonorgestrel en dosis de 20 pg/día; se inserta en el séptimo día del ciclo menstrual.

DIU liberador de danazol. En un estudio realizado entre 1993 y 2000, las
mujeres con útero adenomiótico recibieron tratamiento con DIU que con-
tenían danazol; la dismenorrea y las concentraciones de CA-125 disminu-
yeron significativamente. La hiperplasia desapareció en las pacientes que
tenían hiperplasia endometrial después del tratamiento con danazol.

El tratamiento médico de la adenomiosis consiste en utilizar agonistas de la GnRH, danazol, hormonas cíclicas e inhibidores de la prostaglandina sintetasa para el dolor y para la hemorragia uterina normal. Las pacientes que recibieron tratamiento con GnRH llevaron un embarazo a término.

En un estudio reciente se examinaron los efectos de un nuevo inhibidor de la metaloproteinasa de matriz, ONO-4817, en la adenomiosis uterina inducida en ratones mediante un injerto hipofisario. Los resultados indican que el ONO-4817 puede ser un inhibidor eficaz del desarrollo de la adenomiosis.

Adenomiosis en el embarazo

En un gran estudio de 151 úteros obtenidos mediante histerectomía durante la cesárea se encontró una incidencia de adenomiosis del 17,2%. Aunque hace 50 años se había propuesto que la adenomiosis del embarazo aumenta en gran medida la atonía y la rotura uterina, no se ha demostrado que sea así. Azziz encontró sólo 29 casos de complicaciones en más de 80 años de literatura, una cifra sorprendentemente baja en vista de la incidencia de la adenomiosis del embarazo.

Puntos clave: adenomiosis

•  La adenomiosis es la invasión del miometrio por glándulas y/o estroma
endometrial.

•  Los leiomiomas uterinos, la hiperplasia endometrial, la salpingitis ístmica nudosa y el carcinoma de endometrio son patologías asociadas con frecuencia.

•  Los síntomas más frecuentes son la menorragia, la metrorragia, la dismenorrea y la dispareunia.

•  Muchas pacientes con adenomiosis están aslntomáticas.

•  La histerectomía es el tratamiento definitivo de la adenomiosis.

•  Los agonistas de la hormona liberadora de gonadotropinas son el tratamiento médico de elección; los dispositivos intrauterinos con levonorgestrel o con danazol son otra opción.

•  Los Inhibidores de la metaloproteinasa de matriz se han utilizado con éxito en estudios con animales.

Conoce acerca de la Endometriosis en:
https://www.dragiinfo.com/investigacion-y-evaluacion-de-la-endometriosis/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar