Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Los fármacos empleados y estudiados en neonatos y prematuros son los opioides agonistas puros. La mejor vía de administración es la endovenosa porque las vías oral y rectal son poco seguras en términos de biodisponibilidad del medicamento.

En analgesia neonatal la regla de oro es la monoterapia. El control inadecuado del dolor puede llevar a asociar otros analgésicos a las dosis mínimas recomendadas. Los AINES no están aprobados en neonatos y prematuros; por tanto, no se deben utilizar. La asociación fentanilo + midazolam es riesgosa por la potenciación de efectos hemodinámicos con riesgo de hipotensión grave en el neonato y prematuro. No se recomienda la vía intramuscular o subcutánea.

No hay datos suficientes para recomendar uno u otro opioide en neonatologia. En términos generales, no se recomienda la meperidina por la posible acumulación de metabolitos tóxicos. Se utilizan los opioides sintéticos como el fentanilo, el sufentanilo y el remifentanilo, así como la morfina. También se han llevado a cabo estudios con tramadol que demuestran su eficacia como analgésico en el postoperatorio de diversas intervenciones en el RN.

Los fármacos empleados y estudiados en neonatos y prematuros son los opioides agonistas puros. La mejor vía de administración es la endovenosa porque las vías oral y rectal son poco seguras en términos de biodisponibilidad del medicamento.
Tabla de Opioides empleados en neonatos

Efectos Colaterales de los Opioides en Neonatos

El prurito y la depresión hemodinámica no están relacionados con la activación de receptores opioides y no guardan paralelismo con los niveles plasmáticos del fármaco. Su aparición depende del tipo de opioide utilizado, características constitucionales (alergias) y la patología subyacente (reserva hemodinámica).

La sedación, depresión respiratoria, cierto grado de euforia, náuseas, vómitos, espasmo biliar y estreñimiento son los efectos colaterales más frecuentes.

En los niños también es frecuente la rigidez muscular en pared toraco-abdominal, lo cual se conoce como tórax leñoso. Este efecto colateral se presenta, con frecuencia, cuando las dosis de fentanilo y sufentanilo son elevadas.

En los neonatos, también se puede observar el espasmo de glotis con los mismos medicamentos.

Para minimizar estos efectos se debe recurrir a la asociación de otros fármacos y a la monitorización. Es importante llevar a cabo un control adecuado, vigilando los posibles efectos adversos sobre el sistema respiratorio y cardiovascular. Los fármacos susceptibles de comprometer la función cardiorespiratoria deben ser administrados por parte de personal especializado en el manejo de la vía aérea.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar