Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

La “locura” fue un término común hasta el siglo XIX. Con el cual se designaba a un grupo de personas que mantenían comportamientos determinados, los cuales se salían de lo aceptable. Igualmente, este término se interpretó del latín “Deliare” que refería “desviado del surco recto”. Según el diccionario, “locura” significa “privación del uso de razón o del juicio“.

La "locura" fue un término común hasta el siglo XIX. Con el cual se designaba a un grupo de personas que mantenían comportamientos determinados, los cuales se salían de lo aceptable. Igualmente, este término se interpretó del latín "Deliare" que refería "desviado del surco recto". Según el diccionario, "locura" significa "privación del uso de razón o del juicio".
Centro psiquiátrico del siglo XIX

Anteriormente, las personas creían que la locura era consecuencia por posesiones demoníacas o castigos divinos. Ya que las personas mantenían conductas completamente irregulares, bien sea por virus que afectaban la percepción o enfermedades mentales.

Los curas eran los encargados de “tratar” a los locos, sin embargo, los métodos eran con medicinas rudimentarias y en algunos casos inefectivos. La terapia favorita de estos era “El exorcismo“, el cual consistía con rezos en latín para expulsar al demonio que consumía el alma del paciente.

Los centros para la locura

Más adelante, las iglesias abrieron asilos para poder mantener encerrados a los locos. Lo cual le abrió paso a los primeros “Psiquiátricos“, sin embargo, esto no ayudaba a los pacientes que ingresaban. Gracias a la evolución de la medicina, establecieron ciertos medicamentos analgésicos para ser más fácil de tratar a los pacientes. Tiempo después, con la aparición de la electricidad llegaron las terapias “Electro-Shock”. La cual consistía en colocar nodos en las sienes de los pacientes para dar una descarga eléctrica y dejarlos inconscientes y en un estado más pasivos. Sin embargo, esto aunque ayudaba a que los pacientes extinguieran ciertas conductas, no ayudaba a resolver los malestares mentales.

A medida que avanzaban las ciencias médicas y con ella, los fármacos. Se lograron desarrollar pastillas que aumentaban la producción de hormonas para aminorar la locura. Una vez esto, con investigaciones de psiquiatras y psicólogos, lograron sacar a las monjas y curas de los asilos. Así es como pasaron los especialistas mentales al cargo de los centros psiquiátricos.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar