Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Manejo del Dolor Hema-Ontológico. Dentro de las patologías hematológicas que cursan con dolor se encuentran: Anemia drepanocítica, hemofilia, púrpuras y leucemias.

Al iniciar el tratamiento agudo del dolor de estas patologías, se debe emplear la escalera analgésica de la OMS en sentido descendente, para tratar la forma crónica debe emplearse en sentido ascendente y utilizar analgésicos del nivel III,cuando el dolor sea de fuerte intensidad o mal controlado. Recordar que se deben prevenir los efectos colaterales de los opioides.

Anemias Drepanocíticas

Los episodios de vaso-oclusión agudos son la manifestación más frecuente de esta enfermedad y pueden ser provocados por varias situaciones, como son, cambios de temperatura, infección, deshidratación, estrés, fatiga, altitud y menstruación.

En algunas ocasiones, las crisis dolorosas son toleradas, otras veces se tornan incapacitantes para el paciente. El dolor se disemina y migra durante las crisis dolorosas. Con frecuencia es un dolor óseo que se puede presentar en la parte inferior de la espalda, el tórax, la diáfisis femoral, las articulaciones de la cadera, las costillas, las rodillas, el abdomen y la cabeza. Los episodios duran de 3 a 14 días. En lactantes pequeños, a menudo afecta manos, pies (dactilitis, síndrome mano-pie). Puede haber priapismo (erección dolorosa). Existen situaciones donde la oclusión es tan importante que se producen infartos de hueso o de médula ósea, infarto esplénico, isquemias renales.

El síndrome de tórax agudo merece atención especial: Clínicamente se presenta con tos, dolor retroesternal, disnea, fiebre y leucocitosis. El estudio radiológico de tórax revela infiltrado pulmonar; la respuesta a los antibióticos es deficiente. Es necesario tener cuidado con el uso de opioides porque pueden, por sus efectos colaterales, agravar la hipoxia. Es importante conocer este síndrome, ya que, el tratamiento inadecuado puede provocar hipoxia que no reacciona al oxígeno (discrepancia de ventilación y riego, causada por oclusión vascular y atelectasia). El adecuado manejo del dolor debe complementarse con tratamiento cognitivo en sus dos facetas: psicológica y conductual (relajación, bio-retro-alimentación, modificación de la conducta y respiración profunda). De esta manera se alivian las angustias y el paciente siente bienestar.

El tratamiento físico consiste en hidratación, calor, terapia física, masajes, estimulación nerviosa eléctrica transcutánea y acupuntura. Esta última cuando el paciente lo tolere.

Tratamiento

El tratamiento para las crisis dolorosas de la anemia drepanocítica, hemofilia y púrpuras es similar:

  • Hidratación: Es importante y se considera una medida primordial.
  • AINES
    • Ketorolac.
    • Ketoprofeno.
    • Diclofenac sódico.
    • Ibuprofeno.
    • Diclofenac potásico.
  • Opioides de nivel II.
  • Opioides del nivel III.
  • Bombas de infusión ACP intravenosa: Se utilizan diversos esquemas: el más empleado es la combinación de AINES con opioides, que permite utilizar dosis inferiores y potencializar efectos analgésicos.

Existen esquemas de tratamiento que utilizan agentes antitrombóticos y normalizadores de la viscosidad sanguínea como la pentoxifilina.

Debe recordarse que, al tratar de una manera adecuada y precoz el dolor en el niño, se cumple con un deber ético, se impide una evolución del mismo hacia la cronicidad y se evitan implicaciones psicológicas y complicaciones posteriores.

Dolor Oncológico

El dolor oncológico se define como episodios de dolor agudo en un marco de dolor crónico, con la existencia de dolores breves producidos por maniobras médicas con finalidades diagnósticas o de tratamiento. Pueden presentarse dolores nociceptivos, neuropáticos y mixtos.

La supervivencia de los niños con cáncer es de 65-70% de los casos, es decir, que es tan importante la relación cáncer-muerte como la de cáncer-dolor. La característica principal de su historia natural es la progresión espontánea, con la coexistencia de numerosos síntomas que pueden manifestarse a la vez, pero donde el mayor porcentaje (75-80%) se encuentra representado por el dolor, como síntoma preponderante.

Según numerosos estudios publicados en la literatura mundial, los dolores por cáncer no reciben, a menudo, un tratamiento adecuado en los países desarrollados y menos aún en los países subdesarrollados, donde existe una ausencia de políticas gubernamentales en cuanto al alivio del dolor y programas de desarrollo de cuidados paliativos.

La asociación cáncer-dolor se puede superar utilizando protocolos correctamente diseñados para su implementación. Por tal motivo, la lucha contra el dolor, así como contra los otros síntomas presentes en el transcurso de las enfermedades oncológicas, representa una de las prioridades del programa de lucha contra el cáncer de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar