Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

La neurofisiología del dolor es muy compleja y no es la simple transmisión del dolor desde los receptores periféricos al cerebro. En el lugar donde se produce la lesión (fractura, herida, golpe), comienzan una serie de procesos, denominados nocicepción. La nocicepción se puede dividir a su vez, en cuatro procesos: transducción, transmisión, modulación y percepción.

Neurofisiología del Dolor

Transducción.

Después de una lesión, los receptores transmiten información sensitiva a la médula espinal. Los nervios sensitivos de diámetros relativamente pequeños (A A y C) cuyos cuerpos celulares están situados en los ganglios de las raíces dorsales. Las fibras A A se asocian con el dolor agudo y bien localizado. Mientras que las fibras A C se asocian con el dolor sordo, quemante, de localización difusa. Las fibras A C, también incluyen fibras nerviosas simpáticas eferentes que aumentan la sensibilidad de los receptores periféricos del dolor.

En la periferia, la liberación de prostaglandinas, serotonina, bradiquinina, noradrenalina, iones hidrógeno, iones potasio y sustancia P (un péptido de 11 aminoácidos transmisor periférico). Pueden aumentar la respuesta de los receptores periféricos a los estímulos dolorosos.

La transducción está en relación con este proceso en el cual los estímulos nocivos se traducen en actividad eléctrica en las terminaciones nerviosas sensitivas. Al interferir farmacológicamente estos factores locales mediante la utilización de inhibidores de las prostaglandinas (ácido acetilsalicílico. AINES o bloqueantes de la sustancia P (capsacina), pueden disminuir la transmisión del dolor.

Transmisión.

El impulso receptor del dolor es transmitido al asta dorsal de la
médula espinal. Asimismo, se producen una serie de sinapsis con todas las entradas sensoriales. En la asta dorsal de la médula espinal se activan las interneuronas y se liberan múltiples transmisores incluyendo la sustancia P.

Modulación.

El impulso doloroso puede ser modulado alternativamente, es
decir puede ser reducido en intensidad, inhibido completamente o aumentado. La modulación se produce entre las interneuronas, así como a través de las vías de inhibiciones descendentes originadas en el tálamo y el tronco encefálico.

Los neurotransmisores como la noradrenalina, la serotonina, el ácido gamma-aminobutírico (GABA), la glicina y la encefalina, bloquean la liberación de la sustancia P, glutamato y otros neurotransmisores y modulan la transmisión ascendente de los estímulos dolorosos. Las fibras descendentes también hacen sinapsis en las interneuronas para inhibir o modular el estímulo sensitivo relacionado con una lesión por medio de la liberación de neuropéptidos. Si no hay bloqueo, la recepción del dolor se transmite al cerebro a través de las vías nerviosas clásicas espinotalámicas y espinorreticulares. Diversas áreas del cerebro pueden continuar la modulación o abolir la transmisión del dolor.

Percepción.

Es el resultado de la aplicación de la información nociceptiva en
el marco psicológico existente. Es la experiencia del dolor, de carácter tanto emocional como sensitivo.

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar