Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

– Imagen28

Polaridad de los enlaces: Son muy pocos los compuestos cuyas características de enlace se pueden explicar en términos de enlace iónico puro o de enlace covalente puro. Ambos tipos de enlaces existen solamente en casos extremos, o sea, en los casos en que la diferencia en elec- tronegatividad entre los átomos que forman el enlace es muy elevada, no existe o es muy pequeña. La mayor parte de los compuestos químicos exhiben un comportamiento que se puede explicar mejor mediante la presencia de enlaces que tienen un carácter en parte iónico y en parte covalente. El enlace covalente puro sólo se presenta cuando ambos átomos tienen la misma electronegatividad y ninguno de los dos atrae al par de electrones de enlace con más fuerza, dando como resultado la formación de moléculas simétricas no polares y enlaces no polares o apolares. Este es el caso de moléculas tales como el H2, N2, O2, F2, CI2.

De acuerdo con el químico norteamericano Linus Pauling, la electronegatividad es la capacidad que posee un átomo en una molécula para atraer y retener los electrones de enlace.

En la tabla de la derecha podemos observar cómo la diferencia en electronegatividad entre dos átomos nos permite predecir el tipo de enlace químico formado.

Consideremos ahora el caso de enlaces formados por átomos de electronegatividad diferente. Supongamos la molécula de cloruro de hidrógeno, cuyas fórmulas iónica y covalente son:

a) (H⁺) (Cl⁻)

La electronegatividad del hidrógeno es 2,1 y la del cloro 2,83. La diferencia en electronegatividad es 0,73 y, en consecuencia, el compuesto presenta aproximadamente un 12% de carácter iónico y un 88% de carácter covalente. Es de esperar que el par electrónico compartido esté más cerca del átomo de cloro que del átomo de hidrógeno, ya que el cloro por ser más electronegativo ejerce mayor fuerza de atracción sobre el par de electrones. Esto trae como consecuencia que el par electrónico no se encuentre igualmente compartido por ambos átomos, sino que se encuentre más desplazado hacia el átomo de cloro. Esto determina que el átomo de cloro adquiera una carga parcial negativa y el de hidrógeno una carga parcial positiva, (sin que necesariamente se formen iones, aniones ni cationes) ya que el porcentaje de carácter iónico es apenas el 12% y la molécula es eléctricamente neutra. Por lo antes dicho se descarta la fórmula iónica [H+][Cr] y se acepta la fórmula covalente, señalando en ella la polaridad del enlace, tal como se indica

– Imagen29

Las moléculas que se comportan como el HC1 se dice que son asimétricas y reciben el nombre de moléculas polares. También se llama polar el enlace en el que el par de electrones no es igualmente compartido por los dos átomos. Consideremos el caso de enlace entre elementos cuya diferencia en electronegatividad es muy elevada. Supongamos la molécula de cloruro de sodio, NaCl, cuyas fórmulas iónica y covalente son:

a) (Na⁺) (Cr⁻)

– Imagen31

La electronegatividad del doro es 2,83 y la del sodio 1,01. Puesto que la diferencia en electronegatividad es relativamente grande y el porcentaje de carácter iónico es aproximadamente un 57%, es de esperar que el par electrónico esté más cerca del cloro que del sodio. La atracción del cloro es tan grande que el enlace es fundamentalmente iónico y el electrón del sodio está casi asociado con el ión cloruro. Se acepta entonces la fórmula iónica y se descarta, aunque no del todo, la fórmula covalente.

Cuando la diferencia de electronegatividad es superior a 1,7 el enlace es iónico, y a medida que va aumentando aumenta también el porcentaje iónico hasta llegar a 3,2, que es cuando podemos decir que estamos en presencia de un enlace iónico puro. Cuando la diferencia en electronegatividad es inferior a 1,7 el enlace es covalente, y a medida que disminuye irá aumentando también el carácter covalente y disminuyendo la polaridad hasta llegar a cero, que es cuando podemos decir que estamos en presencia de un enlace covalente puro. El principio fundamental que se sigue para determinar la polaridad de las moléculas es el comparar las tendencias que manifiestan los átomos para atraer electrones, es decir, su electronegatividad.

– Imagen30

En una molécula polar el centro de la carga negativa no coincide con el centro de la carga positiva. La molécula polar está representada por dos cargas de diferente signo e igual valor, colocadas a una cierta distancia. De esta manera una molécula polar constituye un dipolo. Un dipolo se representa por una flecha; el extremo positivo lo representa la cola y el negativo la punta de la flecha:

Realmente no existe una diferencia tajante entre el enlace iónico y el covalente. Al unirse dos átomos A y B son posibles todas las gradaciones de polaridad. Si tanto A como B presentan la misma electronegatividad, es decir, si ambos tienen la misma capacidad de atraer electrones, el enlace es no polar. Si la electronegatividad de B es mayor que la de A, la densidad electrónica alrededor de B será mayor y el enlace más polar. Si la electronegatividad de B excede enormemente a la de A, el par de electrones no estará compartido, sino que prácticamente pertenecerá a B y el enlace se habrá convertido en iónico.

La electronegatividad puede emplearse para predecir la polaridad de los enlaces covalentes. Cuanto más grande sea su diferencia entre dos elementos A y B, más polar será el enlace.

Ahora que conocemos la polaridad de los enlaces, procederemos a estudiar que son los enlaces secundarios: https://www.dragiinfo.com/enlaces-secundarios/

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar