Dragiinfo

Hemos decidido crecer en tu mente…

Reproducción asexual en las plantas. La forma más sencilla de multiplicarse las plantas es a través de la fragmentación: una parte cualquiera del individuo se separa y origina a un nuevo individuo. Un ejemplo de fragmentación es el esqueje, muy utilizado para la reproducción de claveles y geranios. A veces, las plantas producen gemas especiales de multiplicación, que son los propágulos multicelulares. Los dientes en que se divide la cabeza de ajo son de este tipo. No obstante, la forma general de multiplicación de las plantas es por esporas. DEnominamos esporas a las unidades reproductoras, que a menudo sirven también como órganos duraderos y que sobreviven en períodos vegetativos desfavorables. En tal caso, están recubiertas por una pared recia y resistente. Con frecuencia, las esporas se forman sobre portadores espaciales. Según si se forman en los esporangios o no, se distingue entre endósporas y exósporas. A demás, según sus rasgos externos, se digerencian varios tipos: zoósporas, aplanósporas, etc. La reproducción asexual se caracteriza por la fusión de dos células o gametos haploides que contienen a un macho y una hembra, sin que exista una actividad sexual entre ellos. De esta manera, la cavidad especial llamada gameto, absorbe los genes masculinos para poder engendrar las crías.

Reproducción asexual en las plantas. La forma más sencilla de multiplicarse las plantas es a través de la fragmentación: una parte cualquiera del individuo se separa y origina a un nuevo individuo. Un ejemplo de fragmentación es el esqueje, muy utilizado para la reproducción de claveles y geranios. A veces, las plantas producen gemas especiales de multiplicación, que son los propágulos multicelulares. Los dientes en que se divide la cabeza de ajo son de este tipo. No obstante, la forma general de multiplicación de las plantas es por esporas. DEnominamos esporas a las unidades reproductoras, que a menudo sirven también como órganos duraderos y que sobreviven en períodos vegetativos desfavorables. En tal caso, están recubiertas por una pared recia y resistente. Con frecuencia, las esporas se forman sobre portadores espaciales. Según si se forman en los esporangios o no, se distingue entre endósporas y exósporas. A demás, según sus rasgos externos, se digerencian varios tipos: zoósporas, aplanósporas, etc. La reproducción asexual se caracteriza por la fusión de dos células o gametos haploides que contienen a un macho y una hembra, sin que exista una actividad sexual entre ellos. De esta manera, la cavidad especial llamada gameto, absorbe los genes masculinos para poder engendrar las crías.

La célula resulta de la unión -singamia- de dos gametos es el zigoto. La resproducción es isógama cuando los dos gametos, masculino y femenino, son muy parecidos; o bien muy parecidos; o bien es heterógama, cuando aquéllos son muy diferentes. La heterogamia más común es la oogamia: el gameto femenino (ovocélula), grande e inmóvil, es fecundado por el gameto masculino (espermatozoide), móvil y más pequeño. Las ovocélulas se producen en el oogonio y los espermatozoides en el anteridio. Reproducción asexual

Reproducción asexual a través de la semilla.

La reproducción a sexual también se puede dar a través de la semilla, dónde el fruto es el ovario transformado y cuyos primordios seminales han sido fecundados y convertidos en semillas. A partir de la polinización, los carpelos ya formados y los estigmas dispuestos a recibir el polen inician otra etapa de desarrollo: crecen y modifican su forma, se endurecen o se vuelven carnosos, y poco a poco se convierten en un fruto maduro. Éste está formado por una cubierta, el pericarpo, y por las semillas. Reproducción asexual

Las hojas carpelares, al transformarse en pericarpo, se desarrollan de distintas maneras y dan origen a una gran variedad de frutos. En los frutos podemos distinguir tres capas: una externa, o epicarpo, una intermedia, o mesocarpo, y una interna, o endocarpo. Cuando el mesocarpo es carnoso, como en el melocotón, hablamos de sacro-carpo. Reproducción asexual

Algunos frutos al madurar se abren por sí solos y dejan escapar las semillas; se les denomina dehiscientes. Otros, como la aceituna y el tomate, no se abren de manera natura, y se les llama indehiscentes. Los frutos pueden ser secos, pobres en agua, o bien carnosos o suculentos,.

La reproducción a sexual también se puede dar a través de la semilla, dónde el fruto es el ovario transformado y cuyos primordios seminales han sido fecundados y convertidos en semillas. A partir de la polinización, los carpelos ya formados y los estigmas dispuestos a recibir el polen inician otra etapa de desarrollo: crecen y modifican su forma, se endurecen o se vuelven carnosos, y poco a poco se convierten en un fruto maduro. Éste está formado por una cubierta, el pericarpo, y por las semillas. Reproducción asexual

Entre los frutos secos y dehiscentes tenemos los folículos y polifolículos de muchas ranunculáceas; la legumbre o vaina de las leguminosas; la silicua o silícula de las crucíferas; la cápsula de las amapolas y los esquizocarpos. Entre los secos indehiscentes (llamados nuciformes), la cariópside de las gramíneas; la nucúla de la avellana; el aquenio de las compuestas y la sámara -que es un aquenio con ala membranosa para facilitar su dispersión- de los fresnos y olmos. Entre los carnosos figuran la drupa (melocotón), la baya (tomate), el pomo (la manzana) y la pepónida (calabaza). Reproducción asexual

A veces, el conjunto de frutos no es originado ppor el gineceo de una sola flor, sino por el conjunto de flores agrupadas en una inflorescencia. El fruto resultante es una infrutescencia, como el higo (sicono) y la mora del moral. Los frutos múltiples provienen de un ovario apócárpico. Cada carpelo fructifica separadamente de los demás. Son frutos múltiples la mora y la polidrupa de la zarza, así como la polinúcula de la fresa y de los rosales.

La diseminación de los frutos y de las semillas pueden ser lelvada a cabo por el agua (hidrocoria), por el viento (anemocoria), por los animales (zoocoria), por el hombre (antropocoria), etc. Reproducción asexual

Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

This div height required for enabling the sticky sidebar